Vacaciones: un entretiempo de reinvención

Por M. Angélica Campero, psicóloga de Fundación Río Pinturas (www.riopinturas.org.ar).

Los tiempos actuales nos convocan a lo vertiginoso, la masificación y lo que urge. Pensar un tiempo de pausa parece ir a contracorriente de la época implicando un desafío. Sin embargo, entendemos las vacaciones como un tiempo de “pausa o un entre- tiempo” donde se produce un cierre, apertura y nuevos comienzos. Nos confronta con una suspensión en el tiempo de la rutina cotidiana y la posibilidad de permitirnos un tiempo de disfrute y ocio.
Cuando se piensa en planificar vacaciones con jóvenes con discapacidad, es importante que podamos escuchar cuales son los intereses y deseos de los jóvenes. Entender sus capacidades de disfrute por dónde pasan, respetar sus elecciones y el tiempo que requieren para poder desplegar todo aquello que supone lo placentero y el ocio, son aspectos a tener en cuenta a la hora de definir este entre-tiempo. Resulta fundamental que escuchemos y, a su vez, acompañemos cada uno, desde nuestros lugares que ocupamos brindando supervisión, confianza y apoyo.
Si bien las vacaciones suponen tiempos de recreación y descanso, implican asimismo, un espacio subjetivo fundamental para poder detenernos a pensar lo que hemos logrado realizar en el año y lo nuevo que se avecina; de qué manera queremos encararlo. Este entre-tiempo es fundamental para poder pensarnos en tanto sujetos. De este modo, la capacidad creativa se estimula aún más, ya que se dispone de mayor tiempo para fortalecer todo aquello que resulte placentero. A su vez, permite repensar y replantearnos cómo queremos encarar nuevos desafíos, proyectos y deseos para el próximo ciclo. Aperturas y cierres configuran ese entre-tiempo subjetivo tan fundamental ya que nos brinda un espacio de mayor autoconocimiento de uno mismo, donde la confianza y seguridad van ganando terreno en lo que acontece a nuestras elecciones como así también poner el deseo en juego frente a lo nuevo que advenga en tanto novedoso e incierto.
En el caso de la Fundación Río Pinturas, entre las diversas actividades que se llevan a cabo, existe un programa llamado Vacaciones Entre Amigos. Este proyecto apunta a que los concurrentes durante el verano se encuentren en un espacio diferente al que se encuentran en el día a día junto a sus pares compartiendo actividades recreativas que desplieguen las capacidades de disfrutar, integrarse y sociabilizar, como ser salidas, palestra, pernoctadas, todo lo que apuntale una mayor socialización, integración y aceptación de ellos en la comunidad.
En el trabajo con la discapacidad, acompañar a compartir y construir junto a ellos ese espacio retroalimenta no solo a quienes integran esa relación sino también brinda la posibilidad de contar con figuras de apoyo y confianza otorgándoles mayor seguridad a la hora de encarar nuevos desafíos. Saber que cuentan con otros ya sean pares, profesionales, amigos, familiares al igual que, disponer de un tiempo para lo que resulte placentero y del orden del ocio, nos permiten reinventarnos en cada entre tiempo.