El nuevo Código Penal contendrá sanciones sobre el ingreso de inmigrantes y los piquetes

El Poder Ejecutivo enviaría finalmente el anteproyecto al Congreso este mes. Ingresaría por el Senado.

El Poder Ejecutivo finalmente enviaría este mes al Congreso -ingresaría por el Senado- el anteproyecto del nuevo Código Penal, que prevé sanciones relacionadas con el ingreso de inmigrantes y las manifestaciones en la vía pública.

El texto, que fue elaborado por una comisión de especialistas liderada por el camarista Mariano Borinsky, contendrá 540 artículos. Algunos de los puntos centrales de la reforma se fueron conociendo a lo largo del año e incluso la iniciativa se iba a presentar en agosto, pero luego se postergó.

Según publicó el portal Infobae, en el proyecto se incorporará una figura agravada para los extranjeros que utilicen documentación falsa y para quienes habiendo sido expulsados del país, como consecuencia de una sentencia condenatoria judicial, incumplan la prohibición de reingreso a la Argentina.

Las sanciones que contemplará el nuevo Código se conocen ahora en medio de la polémica por la participación de inmigrantes en los incidentes en las afueras del Congreso, provocados durante el debate del Presupuesto en Diputados.

También habrá penas de uno a seis años de prisión para quien promueva o facilite la entrada o salida ilegal de personas con el fin de obtener beneficios, o su permanencia en el país. Y se aumentan de ocho a veinte años cuando el ingreso esté vinculado con actos de terrorismo, narcotráfico o lavado de dinero.

Otro de los temas serán los piquetes. La nueva normativa contemplará como delitos la acción de arrojar elementos que pudieran provocar lesiones o muertes, durante manifestaciones en la vía pública, con penas de hasta dos años de prisión. Y se pueden elevar a tres cuando sea contra miembros de las fuerzas de seguridad en ejercicio de su función.

Además se penará a quien detenga o entorpezca la marcha de un medio de transporte público o que sin autorización lo haga con un medio de transporte privado.

El Director Nacional de Migraciones, Horacio García, señaló este lunes que desde el Gobierno trabajan en una nueva ley que regule el ingreso de extranjeros al país y enfatizó que buscarán “ser muy amplios con todos los que vienen a trabajar, producir y estudiar; y ser muy restrictivos con los que vienen para otros fines”.

Para el funcionario hay que “resolver el tema de las restricciones”, y debe haber “un sistema de retribución y apertura para todos los que vienen a sumar al esfuerzo de los argentinos, y una rápida solución para los que vienen con otros fines y que tienen que ser reconducidos nuevamente a sus países”.

En declaraciones a radio La Red, García reveló que propondrán en un proyecto de ley “la creación de un fuero migratorio, compuesto por jueces que directamente se avoquen a las decisiones de la Dirección Nacional de Migraciones, porque los tribunales federales en lo contencioso administrativo están muy recargados de trabajo”.

Además, enfatizó en la necesidad de “abrir el debate en la Argentina sobre qué queremos hacer con las personas de bien que vienen”. “Hemos en los últimos 60 años amontonado gente, no hemos hecho política migratoria”, evaluó e informó que “de 587 mil radicaciones que hicimos en dos años y medio, el 83 por ciento se quedó en la Capital y pegadito al primer cordón. Eso no le sirve a nadie, no le sirve al inmigrante, a la Argentina, a las provincias”.

Por eso, el director de Migraciones consideró que hay que “armar un nuevo diseño respetando la tradición de Argentina de estar abiertos, ser profundamente hospitalarios” y sobre los inmigrantes que cometan delitos tener “un sistema que sea muy expeditivo, y si la justicia decide que no se tiene que quedar, proceder a expulsarlo”.

García también dijo que la posibilidad de arancelar el acceso a la salud o a la educación para ciudadanos de otro país es “un gran debate que debe darse en el Parlamento” y calificó como “interesante” el “avanzar en la compensación”.