La energía solar térmica crece en Argentina de la mano de los fabricantes nacionales

Un ejemplo en este sentido es el de la empresa nacional Montajes Rosario, que se volcó a la mejora de sus procesos productivos con asistencia del INTI. En pocos años logró multiplicar su producción y aumentar la calidad de los equipos fabricados.

La energía solar térmica consiste en el aprovechamiento de la energía del sol para transferirla a un medio portador de calor, generalmente aire o agua. Según el último censo realizado por el INTI, existe en el país un significativo incremento de instaladores, distribuidores, fabricantes e importadores, que resulta concomitante con la expansión global del sector.

Con el objetivo de promover la tecnología en el país, el INTI cuenta con una “Plataforma de Energías Renovables” desde donde se exhiben diferentes modelos y se impulsan acciones tanto de sensibilización como de asesoramiento al sector. Por otro lado, se conformó el Laboratorio de Energia Solar Térmica, donde se realizan los ensayos normalizados. Montajes Rosario, que en la última década pasó de importar calefones solares de China a ser uno de los principales fabricantes del país, es una de las empresas que se encuentra probando sus productos en el Instituto.

“El INTI nos acompañó en todo el proceso de transformación de la empresa, la incorporación de equipos para la fabricación de los colectores, el mejoramiento del producto y nuestra orientación definitiva hacia las energías renovables”, detalla Dardo Allarague, titular de Montajes Rosario y presidente de la cámara sectorial. Una de las modificaciones sugeridas por los especialistas del Instituto fue cambiar las tapas del tanque donde se acumula el agua caliente, para homogeneizarlas, reducir costos y facilitar tanto su soldadura como el montaje.

La empresa también adquirió nueva tecnología para la fabricación —que permite mejorar sistemas de soldadura y plegado— y actualmente está incorporando electrónica para el control digital del funcionamiento de los equipos, en particular para las instalaciones de grandes volúmenes de agua, como edificios o clubes. Además, realizó diferentes ensayos como resistencia al impacto, coeficiente de pérdidas térmicas del sistema, protección contra heladas, verificación del volumen de acumulación y resistencia a la presión interna.

Este trabajo se suma a las acciones que lleva adelante el INTI para promover el uso de energías renovables en las industrias y hogares, que permiten no sólo mejorar la calidad de vida del usuario sino también generar un ahorro económico significativo. En este sentido, también contribuyó a la creación de la Cámara Argentina de Fabricantes de Equipos de Energía Solar Térmica y consolidó una oferta de ensayos bajo normas nacionales e internacionales.

“En un plazo de tres años está prevista la implementación de una certificación obligatoria para todos los equipos que se comercialicen en Argentina y el INTI va a ser uno de los laboratorios habilitados para este fin”, anticipa Federico Pescio del área de Energías Renovables del INTI.