Zoológico. Su primer director el naturalista Eduardo Homberg

Luego de la caída de Rosas y ya pasados algunos años en 1874 se inaugura el Parque Tres de Febrero en los terrenos que habían sido de su propiedad, con una sección zoológica.

Recién en 1888, en el mes de octubre, por orden municipal se separa definitivamente el zoológico del Parque Tres de Febrero para trasladarse a su actual emplazamiento. Fue su primer director el naturalista Eduardo Homberg, también conocido como “el loco de los bichos”. A lo largo de su dirección se puso mucho énfasis en los aspectos escenográficos del Jardín Zoológico. De acuerdo a su perspectiva, cada especie debía estar albergada en una construcción acorde a su país de origen.

Fue así que el arquitecto Cestari diseñó en 1904 el palacio de los elefantes, réplica del templo de la diosa Nimaschi en Bombay con 900metros cuadrados de superficie y frisos que son réplicas de esculturas hindúes.
El templo Indostánico de Bombay construido en 1901, es el actual pabellón de los camélidos. Es digno de citar también, el curioso origen de la condorera. La misma fue construida como motivo ornamental de las fiestas mayas de 1903, en ocasión de la visita de una delegación militar chilena a la argentina. Finalizados los festejos, la construcción experimentó el debido acondicionamiento para, finalmente, albergar a los cóndores en el Jardín Zoológico.
Su segundo director fue Clemente Onelli decidió acentuar la función didáctica del paseo ubicando carteles descriptivos de las distintas especies que lo habitaban. También inició el canje de colecciones zoológicas y es durante sus funciones, que el paisajista Carlos Thais parquizó el recinto con especies autóctonas como tipas, palos borrachos, ceibos y jacarandaes.
En la entrada que corresponde a la intersección de las avenidas Las Heras y Sarmiento se encuentra una réplica de menor tamaño del arco triunfal de Tito, sito en Roma.
Palermo Zoológico Buenos Aires, más el Jardín Botánico, conforman uno de los pulmones verdes más importantes de la ciudad y uno de los lugares elegidos a la hora de optar por una vivienda permanente por el segmento ABC1.

Palermo Zoologico Buenos Aires

Importantes vías de acceso rodean la zona como así también la línea de subte D que mediante sus correspondientes combinaciones intercomunican toda la ciudad.

Palermo Zoológico Buenos Aires, se encuentra rodeado de importantes centros comerciales y de una de las arterias comerciales más importantes del país, Avenida Santa Fe, con actividad permanente y seguridad tanto de día como de noche.

El precio del metro cuadrado cubierto en la zona varía según la calidad y antigüedad del inmueble, pero oscila entre los 3300 y 3600 dólares.
Son pocos los terrenos libres en la zona y éstos son muy codiciados para el inicio de emprendimientos inmobiliarios, con una incidencia aproximada de 1000 dólares el metro cuadrado.

Palermo Zoológico Buenos Aires posee edificios de categoría, con servicios centralizados y son muy buscadas las unidades que además cuentan con cochera.

La vista al parque puede elevar el valor de estos departamentos hasta en un 15%.

Precio que justifican plenamente quienes desean vivir en la ciudad, pero en contacto permanente con espacios verdes y áreas de tranquilidad.

Allá por 1882, por una u otra posición: Crear o no en San Benito de Palermo, en esas épocas alejado unos 5 km. del centro, un parque digno de la Ciudad.

En 1883, Carlos Pellegrini, quien años más tarde sería Presidente de la Nación, le escribía desde Europa al Intendente de Buenos Aires:

Finalmente, el 30 de octubre de 1888, por Ordenanza Municipal, nace el Zoológico de Buenos Aires, separado del Parque 3 de Febrero.

Su primer Director, Eduardo Ladislao Holmberg, un médico con inclinaciones naturalistas, dirige el Jardín Zoológico porteño durante 15 años.

Él construye la casi totalidad de los recintos y lo hace con el concepto de esa época, basado en que el Zoológico era un paseo para la gente, destinando grandes extensiones de parque para ellos y poco espacio para los animales, razón por la cual los recintos son de tipo carcelarios.

Por otro lado, sostenía que los edificios donde eran exhibidos los animales, debían responder arquitectónicamente al país de origen de los mismos.

La gran belleza de los edificios es lo que ha hecho que sean declarados “Monumentos Históricos”.

En 1904 y durante dos décadas, hablar de Clemente Onelli, 2º Director del Zoológico, era en la Ciudad de Buenos Aires, hablar del prestigioso Zoológico Municipal.
Carlos Pellegrini en el Zoológico de Buenos Aires
destinos

Un pintoresco italiano que unía su condición de sabio naturalista con una gran dosis de simpatía, no sólo le dio la jerarquía científica a dicho paseo, sino que lo popularizó al máximo imprimiéndole un sentidoeminentemente didáctico, a través de carteles indicadores y confección de guías

Él implementó paseos en Elefante, en Camello, en Ponys; haciendo que los visitantes aumentaran diez veces en número en el primer año de su gestión.

De 1.500 personas en 1903 visitaron el Zoológico 15.000 a fines de 1904.
Formado en la Universidad de Roma, nunca pudo despojarse de la idea de grandeza del Imperio Romano y a él se le deben los edificios y monumentos románicos que se ven en el parque.

Murió en 1924 y lo sucedió el tercer Director de prestigio, Don Adolfo Holmberg, sobrino del primer Director, quien estuvo al frente de la Institución hasta 1944.

A partir de él, se sucedieron unos a otros los directores políticos, amigos del Intendente de turno y con ellos, el deterioro progresivo del Zoológico, hasta convertirse a principios de la década del 90 en un Zoológico que había dejado de cumplir su función.

Incluido en un proyecto general de privatizaciones, impulsado por el Gobierno, pasó a manos privadas en 1991.
Ñandú en el Zoológico de Buenos Aires
A partir de allí, comienza la remodelación del mismo, con un cambio sustancial de concepto:

“Eliminar las rejas y convertir las Jaulas en ambientes sustitutos”.

CIERRE DEFINITIVO DEL ZOOLOGICO DE SARMIENTO

El gran proyecto del Presidente Domingo Faustino Sarmiento ha sido desbaratado.
Durante el gobierno de turno del año 2018, el Zoo fue cerrado por la Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires y lo pasaron a llamar “Eco Parque”, (que no es ni lo uno, ni lo otro) En nombre de una falsa “protección ecológica”, Muchos animales fueron esparcidos por diversos zoos y reservas de Brasil. Otros aún viven aburridos, ya que morirán si los trasladan porque no se adaptarían a un nuevo hábitat.

.